Tratamiento con Botox en la Vejiga

La incontinencia de urgencia consiste en un deseo súbito e imperioso de ganas de orinar que la persona es incapaz de suprimir provocando el escape de orina.

El tratamiento de la urgencia urinaria y de la incontinencia de urgencia se realiza generalmente a través de recomendaciones generales y tratamiento médico

Cuando estas opciones de tratamiento no son eficaces o bien existen efectos adversos a la medicación, existe la posibilidad de aplicar Botox en el detrusor que es el músculo de la vejiga.

La toxina botulínica (Botox) actúa paralizando el músculo de la vejiga. El objetivo del tratamiento es evitar las contracciones involuntarias del músculo de la vejiga que determinan la incontinencia de urgencia.

La aplicación del Botox se realiza a través del conducto que lleva la orina al exterior (uretra) y con la ayuda de un cistoscopio. El procedimiento se realiza de forma ambulatoria (sin ingreso) y con anestesia local. En caso necesario puede ayudarse con sedación.

Los resultados son muy buenos, muchos pacientes mejoran de forma notable su calidad de vida. El efecto dura aproximadamente entre 7 y 9 meses, pasado este tiempo los síntomas vuelven a aparecer y, se podría repetir nuevamente la aplicación.

Los posibles problemas que se pueden originar tras la aplicación son: escaso sangrado por la orina (hematuria), infección urinaria que puede tratarse de forma ambulatoria o incapacidad para el vaciado vesical en un porcentaje muy escaso de pacientes.

© 2017-2018 Urólogo Carlos Muller Arteaga - Diseño Web Ourense